SALUD

Cáncer de Tiroides: la enfermedad de las hormonas

El Cáncer de Tiroides afecta en mayor medida a las mujeres y, si bien su incidencia es baja en comparación con otros cánceres, se registra un incremento de casos en los últimos años. En esta columna, el Dr. Ernesto Crescenti, médico, investigador y Director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”, nos habla de los síntomas que presenta y la importancia de un temprano diagnóstico para su tratamiento.

24 de septiembre, Día Mundial del Cáncer de Tiroides. Foto Vimeo/InfoGEI
24 de septiembre, Día Mundial del Cáncer de Tiroides. Foto Vimeo/InfoGEI

La Plata, 24 Sep (InfoGEI).- El cáncer de tiroides es un tumor que afecta a la glándula tiroides, encargada de almacenar y liberar hormonas en la sangre, y responsable de funciones básicas de órganos como el corazón, el hígado y el cerebro. Si bien su incidencia es baja en comparación con otros cánceres, se registra un incremento de casos en los últimos años debido a que los controles son cada vez más precisos, permitiendo una detección temprana y una cura total en la mayoría de los pacientes.

La glándula tiroides está localizada en la parte delantera del cuello, justo en la base de la garganta. Con forma de mariposa y compuesta por dos lóbulos, es difícil de palpar y su función es producir hormonas que intervienen en el metabolismo del cuerpo, la regulación del ritmo cardiaco, el calcio en sangre, entre otras.

Existen distintos tipos de tumores tiroideos malignos y en la mayoría de los casos este tipo de cáncer suele ser descubierto por los propios pacientes, que
notan una anomalía o protuberancia indolora en la parte frontal del cuello y acuden rápidamente al médico. Dentro los signos principales de la enfermedad se encuentran tos constante, cambios en la voz, presencia de ronquido, dificultades para respirar o tragar, dolor en la parte frontal del cuello, bulto o nódulo en el cuello y cuello inflamado.

Este tipo de cáncer afecta en mayor medida a las mujeres de entre 40 y 65 años, y si bien se estima su origen puede ser hereditario o por la exposición a radiación, aún las causas que lo desencadenan son desconocidas. En el caso de contar con antecedentes familiares de cáncer de tiroides medular el paciente debe realizarse un análisis de sangre para determinar la existencia de una mutación genética y en caso de encontrar el gen mutado se procederá a la extirpación de la glándula.

Otro estudio para la confirmación del diagnóstico es la biopsia, pero ante la sospecha de la presencia de la patología el doctor le pedirá una serie de análisis y estudios complementarios. Una vez obtenido el diagnóstico se determinará el tipo de tratamiento que necesita el paciente, que puede incluir cirugía, tratamiento con yodo radiactivo, tratamiento hormonal, radioterapia o quimioterapia.

Una detección temprana del cáncer de tiroides aumenta las probabilidades de que la curación sea total y que las perspectivas del tratamiento sean altamente positivas. Se recomienda acudir al médico ante los primeros síntomas, realizarse chequeos periódicos y tomar medidas de prevención, como practicarse auto-chequeos para identificar posibles cambios en la forma y el tamaño de la tiroides. (InfoGEI)Jd

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS