SECTORES DEL TURISMO PATAGÓNICO EN DISPUTA

¿Es posible controlar los hospedajes informales?

La proliferación de los alojamientos en Neuquén -que se promocionan por Internet y no pagan impuestos- abrió el debate y el cruce de posiciones al respecto. Desde el municipio, creen necesario regular la actividad ya que compite de manera despareja al mercado formal.

La oferta informal -se estima- representa entre 1.000 y 3.000 camas. Foto LMNeuquén / InfoGEI
La oferta informal -se estima- representa entre 1.000 y 3.000 camas. Foto LMNeuquén / InfoGEI

La Plata, 27 Nov (InfoGEI).- La proliferación de los alojamientos informales en Neuquén capital abrió el debate entre distintos sectores del turismo patagónico sobre si es posible su control.

Según un informe presentado por el presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Neuquén, Daniel González Coca, y el subsecretario de Turismo de la ciudad, Marcos Oliva, existen unos 200 departamentos y casas no habilitados para el turismo, en su mayoría, emplazados en la zona céntrica. En tanto, se estima que el total de camas representa entre 1.000 y 3.000.

Esto parte del cálculo más conservador, que indica que “al menos representan el 30% de las plazas formalmente habilitadas”. Aunque para Oliva el panorama es mucho más complejo y “los alojamientos informales podrían tener incluso la misma cantidad de camas que los formales”.

La habilitación de un alojamiento con fines turísticos depende del gobierno provincial, y es por esto que ambas instituciones comenzaron a realizar reuniones para tratar de encontrarle una “vuelta de tuerca” a la informalidad.

No obstante, Oliva reconoció que “es realmente muy difícil poder controlarlos y sancionarlos, porque salvo que se detecte justo el momento en el que está ingresando un turista a un lugar no habilitado, es muy complejo poder ir a un edificio donde por una página web se ofrece un departamento”.

Según dieron cuenta, estos se promocionan fácil y rápidamente por distintos sitios de Internet y no pagan impuestos. Desde la Cámara hotelera se explicó que “esta gente que no está habilitada encuentra ahí una forma de ofrecer sus plazas a menor precios pero teniendo aún así una mayor rentabilidad que nosotros”.

Ambas instituciones coincidieron en que “la mejor forma de abordar la informalidad no es buscar clausurarla sino regularizarla”. Un punto sobre el que González Coca remarcó que “es fundamental trabajar en bajar los impuestos al sector para fomentar que sean más los que pasen al sistema formal”.

El referente dijo que este fenómeno viene creciendo paulatinamente desde el 2008 cuando la competencia del Dakar llegó a Neuquén y se abrió un registro de casas de familia ante la posibilidad de que se requirieran alojamientos por fuera de la actividad hotelera. “Eso no sucedió. Llegamos a un 95 por ciento de ocupación, pero ya había departamentos y casas dispuestas para recibir gente. A partir de ahí comenzó a crecer y no paró más, principalmente porque en los últimos 10 años se duplicó la presión tributaria”, se quejó el dirigente.

La posibilidad de generar estas estrategias es clave para los hotoleros para no pasar a ser Las Grutas, la ciudad balnearia de Río Negro que cuenta con muchísimo turismo, pero pocos hoteles. 

En sintonía, el informe presentado por el Observatorio de Estadísticas en Turismo de la Ciudad de Neuquén da cuenta de una disminución del 10,11% en cuanto a la cantidad de pasajeros que se alojaron en la ciudad en establecimientos turísticos habilitados en octubre, en comparación con el mismo mes del año anterior.

Para enfrentar esta problemática, una de las propuestas que surgió del XIV Coloquio Tributario Hotelero Gastronómico, llevado a cabo el mes pasado en Bariloche, es permitir al turismo interno la reducción de ganancias sobre el gasto turístico. Para González Coca, “eso haría que la gente pida la factura, que se trabaje en establecimientos registrados, habilitados y formales en desmedro de los ilegales”. (InfoGEI) Ga

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS