ESTE DOMINGO EN EL TEATRO ARGENTINO

Sube a escena en el Sala Ginastera, la ópera Così fan tutte de Mozart

Este domingo 29 de octubre, a las 17, en la Sala Alberto Ginastera del Teatro Argentino de La Plata, se ofrecerá Così fan tutte, ópera bufa con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto de Lorenzo da Ponte, con la dirección musical de Pablo Druker y escénica de Rubén Szuchmacher. Habrá nuevas funciones los días 3 y 5 de noviembre.

La ópera “Così fan tutte” de Mozart, será repuesta este domingo en el Teatro Argentino de La Plata.  Foto  Guillermo Gentile/TA/InfoGEI
La ópera “Così fan tutte” de Mozart, será repuesta este domingo en el Teatro Argentino de La Plata. Foto Guillermo Gentile/TA/InfoGEI

La Plata, 24 Oct (InfoGEI).- Con dirección musical de Pablo Druker y puesta de Rubén Szuchmacher, la obra vuelve al escenario del primer coliseo bonaerense luego de haber formado parte de la temporada 2016, con gran suceso en términos artísticos y de asistencia de público, y elogios de la crítica especializada.

El reparto estará constituido por Carla Filipcic Holm (Fiordiligi), Adriana Mastrángelo (Dorabella), Pablo Bemsch (Ferrando), Alejandro Spies(Guglielmo), Héctor Guedes (Don Alfonso) y Marisú Pavón  (Despina).

El Coro contará con la preparación de Hernán Sánchez Arteaga, la escenografía y el vestuario le corresponden a Jorge Ferrari y la iluminación aGonzalo Córdova.

En esta conocida obra del repertorio operístico, estrenada en 1790, el incomparable talento musical de Mozart se conjuga con el “drama jocoso” del libreto en italiano de Lorenzo da Ponte –quien ya había colaborado con el compositor en Las bodas de Fígaro y Don Giovanni- para plantear una graciosa comedia de enredos en torno al tema del intercambio de parejas.

Szuchmacher ubica la puesta en el siglo XX, más precisamente en la década del 50. “Una buena época en la que todavía es posible pensar que hay muchachas casaderas que quieren a sus novios, pero que al ser seducidas por unos extraños en un plan elaborado en parte por un extraño filósofo de café y en otra parte por una camarera, mueren de amor por ellos, aunque a veces tengan culpa por dejar a sus prometidos que parten de manera mentirosa a un campo de batalla ficticio. Hay cambios de identidades, juegos de ocultaciones y manipulaciones emocionales bien propias de un tiempo en el que todavía la introspección no era lo habitual y las convenciones sociales aún no habían sido puestas en cuestionamiento”, dice el régisseur. (InfoGEI)Jd

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS