EN AVELLANEDA

Realizan novedosa intervención cardíaca el hospital “Presidente Perón”

El hospital “Presidente Perón” de Avellaneda realizó exitosamente la primera cirugía cardíaca percutánea a una paciente de 82 años. Se trata de una intervención mínimamente invasiva y de rápida recuperación.

El cardiocirujano del hospital presidente Perón, Pablo Stazone con parte de su equipo de colaboradores. Foto Prensa Salud/InfoGEI
El cardiocirujano del hospital presidente Perón, Pablo Stazone con parte de su equipo de colaboradores. Foto Prensa Salud/InfoGEI
Mercedes Lencina, la vecina de Sarandí, en el distrito de Avellaneda, a la que se le aplicó la nueva técnica no invasiva. Foto Prensa Salud/InfoGEI
Mercedes Lencina, la vecina de Sarandí, en el distrito de Avellaneda, a la que se le aplicó la nueva técnica no invasiva. Foto Prensa Salud/InfoGEI

La Plata, 21 Oct (InfoGEI).- Mercedes Lencina, una vecina de Sarandí, entró al quirófano el jueves pasado, permaneció 48 horas internada en observación post-cirugía y el domingo ya estaba enviando una foto a sus contactos en la que se la veía festejando el día de la madre en su casa.

La paciente necesitaba ser operada de corazón pero la técnica tradicional –que se realiza a corazón abierto–, no habría funcionado en su caso, no tanto por la edad, sino por la coexistencia de otras enfermedades de base. Su cuadro se trataba de una insuficiencia aórtica severa sintomática, lo que significa que la arteria aorta que debe llegar al corazón ya no cumplía su función de llevar la cantidad de sangre necesaria hacia él.

Cuando la sangre no fluye a través de la válvula aórtica, ésta no se expande todo lo que debería, lo que deriva en una disminución del flujo sanguíneo que compromete la oxigenación y nutrición de los tejidos.

Fue así que el equipo interdisciplinario que intervino decidió que en este caso la única solución era implantar una prótesis valvular aórtica transcateter (TAVI) (por sus siglas en inglés, Transcatheter Aortic Valve Implantation). Este procedimiento, como su nombre lo indica, consiste en reemplazar la válvula dañada por una prótesis que se introduce por una incisión mínima. Esta práctica solo se indica a pacientes que no pueden tolerar la cirugía tradicional, que se practica a corazón abierto.

“Me trataron de diez en el hospital, los médicos fueron excelentes y se preocuparon más de mí que de cualquier cosa, me preguntaban cada cosa, qué me dolía, muy buenos todos. Hace dos años que vengo sufriendo ésto, hasta que un día me derivaron a hacer el eco-Doppler y ahí en el momento, me dijeron que tenía que operarme”, cuenta Mercedes.

“Es abrir una puerta, es un adelanto, confié muchísimo en los médicos del hospital. Les debemos la vida de Mercedes. Ella ahora está excelente gracias a todo el equipo, a PAMI que le dio la válvula y especialmente al cardiocirujano Pablo Stazone. Ahora ella está juntando los ingredientes para hacerles las empanadas catamarqueñas –las de su provincia natal– que les prometió antes de operarse”, cuenta su nuera Marcela. “Yo salgo de esto y les cocino”, dice que le prometió la abuela Mercedes a todo el equipo interviniente.

“La cirugía demora una hora, lleva más tiempo la preparación que el procedimiento mismo. Se hace con el equipo de hemodinamia y la anestesia que requiere es total pero leve”, explicó la directora ejecutiva del hospital, Elena Reymondes, quien añadido que se trata de “una gran innovación en el sistema público”.

El equipo estuvo conformado por 12 profesionales de los servicios de hemodiamia, cirugía cardíaca, anestesiología, cardiología y cirugía vascular. (InfoGEI)Jd

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS