“ATAQUE MISÓGINO Y ANTIOBRERO”

Las mujeres, quienes más sufrieron los despidos tras la huelga del transporte en Córdoba

Si bien solo representan el 6% del total de trabajadores del transporte, la mayoría se desempeñan como trolebuseras, donde fue cesanteado el 40% del personal. Las despedidas presentaron una denuncia ante el INADI.

“Nos condenan por organizarnos”, aseguran. Foto Prensa plenario de trabajadoras / InfoGEI
“Nos condenan por organizarnos”, aseguran. Foto Prensa plenario de trabajadoras / InfoGEI

La Plata, 16 Jun (InfoGEI).- La Comisión de Mujeres de la UTA de Córdoba denuncia que las trabajadoras fueron las que más sufrieron los despidos efectuados por las empresas del transporte, lo que consideran un ataque misógino y antiobrero.

Sonia Beas, una de las delegadas del sector, explicó que de los aproximadamente 150 despidos ilegales efectuados por las empresas, 60 se concentran en Tamse, donde se desempeñan mayoritariamente como trolebuseras. Los cesanteos -denuncian- son una violación de los acuerdos alcanzados entre los trabajadores y el ministerio de trabajo por parte del intendente Ramón Mestre y las empresas.

“Mientras las mujeres representamos solo el 6% del total de trabajadores del transporte, se concentran en nuestra empresa el 40% de los despidos. No es casual que la gran mayoría de estos despidos ilegales recaigan en compañeras ligados a la Lista de Unidad, siendo que recientemente recuperamos el cuerpo de delegados luego de años de lucha", dijo la sindical cordobesa.

En este contexto, hicieron efectiva una denuncia por discriminación ante el INADI, porque -tal como explicó Erica Oliva, otra de las delegadas de la comisión- “se trata de una política de ataque al activismo y particularmente a las mujeres trabajadoras. Venimos hace años resistiendo el vaciamiento del sistema de trolebuses, denunciando la liquidación de nuestras condiciones laborales y exigiendo ser reconocidas dentro del Convenio Colectivo de Trabajo como mujeres trabajadoras de trolebuses. Cuando nos organizamos para reclamar por nuestro salario, ante el miserable aumento del 8% para todo el año, Mestre y Schiaretti intentan represaliar al activismo más combativo, persiguiendo como único objetivo aleccionar a las trabajadoras que nos organizamos".

“Esta política de disciplinamiento a las trabajadoras contrasta con la demagogia oficial en materia de género. Mestre y Schiaretti nos condena por organizarnos”, concluyó Beas.

Las trolebuseras y sus delegadas junto el conjunto de los trabajadores del transporte han emprendido una intensa campaña por la inmediata reincorporación de todos los despedidos. (InfoGEI) Ga

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS