DEL QUE CAYÓ LA MANZANA

Bariloche tiene un clon del famoso árbol del que hablaba Newton

Se trata del famoso manzano que lo ayudó a inspirar la Ley de Gravitación Universal. Hay dos ejemplares más, uno en Buenos Aires y otro en la Sede Central de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

El árbol sigue dando frutos. Foto: Télam.
El árbol sigue dando frutos. Foto: Télam.

La Plata, 18 May (InfoGEI).-Un clon del árbol del cual se cayó la manzana que golpeó en la cabeza de Isaac Newton y que lo ayudó a formular la Ley de Gravitación Universal vive en Argentina, en la ciudad de Bariloche.

“Parece increíble que aquel árbol histórico aun vive y tiene más de 300 años, pero también puede sorprender a muchos que, en el Instituto Balseiro, aquí en Bariloche, tenemos un clon del manzano de Newton”, contó Guillermo Abramson, investigador del Instituto Balseiro y del CONICET, en diálogo con la Agencia CTyS-UNLAM.

Según describe Abramson, se trata de un árbol hermoso, grande, lleno de follaje, que en primavera se llena de flores y en otoño se llena de manzanas. “Nosotros vemos caer sus manzanas tal como Newton las veía caer en el jardín de la casa de su madre”, agregó.

En la entrevista exclusiva con la Agencia de la Universidad de La Matanza, el investigador comentó que el año pasado, con estos frutos, preparó una mermelada que le salió muy rica: “Las manzanas no son particularmente sabrosas, pero son buenas para cocinar”. También recordó que pertenecen a una variedad Flower of Kent, documentada desde los tiempos de William Shakespeare, pero muy rara en la actualidad. Los frutos que da el árbol son chicos y de piel verde con manchas irregulares de un rojo carmesí.

Con respecto a Newton y la manzana, Abramson sugirió que aunque parezca curiosa la anécdota, el mismo físico se la comentó a varios de sus amigos y no hay motivos para imaginar que la haya inventado, “pero eso no quiere decir que le cayó una manzana en la cabeza, tuvo una conmoción cerebral y ahí le ocurrió la idea sobre la gravitación universal”.

El investigador del CONICET, asegura que mientras estaba en el jardín de la casa de su madre, Newton tuvo una actitud contemplativa y que mientras veía caer las manzanas “notó que la misma fuerza que atraía a la manzanas hacia el centro de la Tierra, también atraía a la Luna hacia nuestro planeta, haciendo que ésta se mantuviera en su órbita”.

Este histórico manzano, solo en Argentina, tiene dos clones más, es decir, y muchos en el mundo. Todos aquellos que deseen conocer personalmente este árbol pueden visitarlo en la ciudad de Bariloche o en Buenos Aires, ya que hay un clon en el Centro Atómico Constituyentes, en el Laboratorio Tandar, mientras que la tercera réplica está en la Sede Central de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). (InfoGEI) Ad

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS