EN TANDIL

Otro escrache a Macri, ahora fue en su tierra natal

Un grupo de personas abordaron al Presidente cuando salía de una iglesia junto a su hija Antonia. Reclamaron por la paritaria docente y la libertad de Milagro Sala.

El vehículo en el que se desplazaba Macri, fue rodeado por un grupo de personas que a los gritos y con carteles reclamaba por la paritaria docente y la libertad de Milagro Sala. Foto captura video El Eco/InfoGEI
El vehículo en el que se desplazaba Macri, fue rodeado por un grupo de personas que a los gritos y con carteles reclamaba por la paritaria docente y la libertad de Milagro Sala. Foto captura video El Eco/InfoGEI

La Plata, 16 Abr (InfoGEI).- El presidente Mauricio Macri fue increpado e insultado este sábado por un grupo de personas, a la salida de la iglesia del Santísimo Sacramento de la ciudad bonaerense de Tandil, cuando estaba acompañado por su hija Antonia.

Según publicó El Eco de Tandil, el incidente ocurrió cerca del mediodía, cuando un grupo de personas se acercaron al mandatario al momento que partía en una camioneta del lugar, donde llegó en el marco de las celebraciones por Semana Santa.

Según un video que difundió el diario El Eco de Tandil, Macri fue abordado cuando salía de la parroquia por manifestantes que portaban carteles con reclamos por la libertad de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, y por la paritaria docente.

De acuerdo a las imágenes, los manifestantes comenzaron a insultar al mandatario, mientras un efectivo policial intentaba alejar a las personas para que la camioneta en la que se trasladaba Macri pudiera seguir su camino.

Antes del incidente, el Presidente sostuvo que le "hace mucho bien" estar en Tandil porque, destacó, es el lugar de sus "raíces" y le permite contactarse con momentos de su "infancia".

En la Iglesia Santísimo Sacramento fue recibido por el sacerdote Raúl Troncoso, quien justamente el miércoles pasado había hecho una dura advertencia respecto de la situación social, asegurando que en la actualidad, “se sigue sintiendo muy fuerte la carencia social. Yo recorro todos los barrios y lo veo. Cáritas no da abasto. Nosotros sabemos quién viene porque está acostumbrado a pedir y quién viene porque realmente lo necesita. Estamos atendiendo a 600 familias. Es una barbaridad”. (InfoGEI)Jd

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS