INFORME ESPECIAL

La Provincia busca avanzar con la administración de las rutas bonaerenses

Se produjo una modificación en el estatuto AUBASA para poder tener incidencia en otras rutas más allá de la autopista Buenos Aires La plata. Según trascendió, las próximas rutas que quedaría bajo la órbita del gobierno provincial son la 6, la 2 y la 11, de importante conexión. “AUBASA se tiene que transformar en una herramienta que le sirva a la Gobernación para generar obra” manifestaron fuentes de la empresa.

 

A partir de la modificación del Estatuto Social de Autopistas de Buenos Aires Sociedad Anónima (AUBASA), la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, busca expandir la empresa estatal más allá de los límites de su actual concesión, la Autopista La Plata-Buenos Aires, y que pueda hacerse cargo de la explotación de rutas, autovías y autopistas de toda la Provincia.

Cabe recordar que el 11 de julio de 2013, el gobierno bonaerense tomó la decisión de rescindir la concesión de la Autopista La Plata – Buenos Aires a la empresa Coviares que se encontraba intervenida en investigación de irregularidades contractuales. A partir de ese momento, se decidió la creación de Aubasa que tendría a cargo la administración y mantenimiento de la traza. La firma se conforma patrimonialmente con un 93% del paquete accionario de propiedad del Estado Provincial, y el restante 7% de pertenencia de los trabajadores, representados por su asociación sindical.

Nuevos horizontes

Ahora, con los cambios realizados, se abre la posibilidad de celebrar “contratos asociativos de cualquier tipo” con privados, con la intención de ampliar su espectro de intervención hacia otras trazas donde, “para generar obra”, se estipula la instalación de cabinas de peaje.

“AUBASA se tiene que transformar en una herramienta que le sirva a la Gobernación para generar obra y el estatuto viejo tenía ciertas limitaciones que sólo permitían intervenir en la Autopista La Plata-Buenos Aires”, señalaron a este medio fuentes de la empresa para detallar que las modificaciones realizadas le permitirán gestionar obras en rutas y controlar otras autopistas. En definitiva, “ayudar a la Gobernación a ejecutar y administrar concesiones”, dijeron.

Con las modificaciones la empresa “podrá realizar tareas de construcción, mantenimiento y explotación de obras públicas y/o privadas mediante el diseño, proyecto, ejecución, dirección y supervisión de las mismas, pudiendo asimismo prestar tareas de consultoría en materias vinculadas a su objeto”.

Primeros destinos

En este proceso y mediante la firma de un decreto que se publicará próximamente, la gobernadora procederá a poner bajo la órbita estatal la concesión de la ruta provincial Nº 6, la cual une Zárate con La Plata. La concesión será por 27 años según trascendió el modelo que se va a desarrollar es el “de llevar adelante obras para después recuperar la inversión vía el cobro de peaje".

En es sentido, la semana pasada el Ejecutivo bonaerense publicó en el Boletín Oficial el llamado a licitación pública por intermedio de AUBASA para la "adquisición del sistema de peaje de la Ruta Provincial N° 6" que se encargará del cobro del flujo de los 50 mil vehículos diarios que pasan por la ruta.

Vale recordar que la ruta 6 cuenta con 180 kilómetros de extensión y atraviesa el cuarto anillo de circunvalación del Conurbano uniendo 12 distritos: Zárate, Campana, Exaltación de la Cruz, Pilar, Luján, General Rodríguez, Marcos Paz, General Las Heras, Cañuelas, San Vicente, Brandsen y La Plata.

Asimismo, el gobierno se encuentra desarrollando un proceso similar con las rutas 2 y 11, los principales caminos de acceso hacia la Costa Atlántica. De este modo se confirmó la intención de rescindir el contrato con la empresa Autovía del Mar (Aumar), un conglomerado conformado entre otros por el Grupo Roggio, Esuko y los empresarios Eurnekian y López, que obtuvo en 2011 una concesión por 30 años.

El Gobierno bonaerense espera llegar a un “acuerdo amistoso” con la empresa para evitar una salida que le genere al Estado gastos en resarcimientos. Un posible acuerdo, según trascendió, podría implicar que la empresa concesionaria renuncie a reclamar un resarcimiento a cambio de recibir las obras que se habían previsto para esa traza, como la construcción del doble carril de la ruta 11 y la repavimentación de algunos tramos de la ruta 2, entre otras cuestiones. 

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS